Latinoamérica y el mundo

El día que Fidel Castro casi bombardea a República Dominicana

Durante su vida Fidel Castro casi siempre mantuvo buenas relaciones con República Dominicana. Si, casi, porque en una ocasión poco falto para que desatara un conflicto entre ambos países por un barco, hecho que hoy conocemos como la Operación Pico.

¿Y qué fue la Operación Pico?

El asunto comienza los primeros días de septiembre de 1977, cuando el barco mercante* ¨Capitán Leo¨ incursiono en aguas territoriales dominicanas cuando volvía a Cuba desde Angola. Hay quienes dicen que entro de manera accidental y otros que lo hizo intencionalmente.

Sea como sea son interceptados por un guardacostas de la Marina de Guerra Dominicana junto con dos P-51D Mustang de la Fuerza Aérea Dominicana y sus tripulantes detenidos hasta que se averigüe que buscaban por ahí.

A Fidel Castro no le cae nada bien esta situación y decide manejar el asunto con sus propias manos, ocurriéndosele una idea poco menos que espectacular: bombardear República Dominicana si el barco no es liberado dentro de un plazo de tiempo especifico.

Antes de llegar a este punto los cubanos planean realizar varios sobrevuelos a baja altura con 12 cazas rusos MIG-2bis de la Defensa Anti Aérea y Fuerza Aérea Revolucionaria (DAAFAR) sobre la ciudad de Puerto Plata, al norte de RD, como forma de presionar al gobierno dominicano para que liberen el barco. De no ser así 24 horas más tarde se realizarían los ataques sobre RD.

Los MIG-21 todavía operan en Cuba. Foto: créditos a su autor.

La planeación de la misión

El 8 de septiembre Castro convoca a varios jefes militares de alto rango en el Ministerio de las Fuerzas Armadas para darles a conocer de la situación y la creativa solución a la misma. El líder de la misión es el coronel Rafael del Pino, quien junto con el mayor Henry Pérez escogen otros 10 pilotos para la operación.

Te puede interesar  A-29 Super Tucano, la nueva estrella en los cielos latinos

Como podrán imaginarse una misión de este tipo tenia los elementos suficientes para desatar un problema político bien feo en la región. Pero Fidel Castro era una persona desafiante y dispuesto a tomar altos riesgos, cosa que ya se vio antes con situaciones como la Crisis de los Misiles.

Por eso en una reunión con los pilotos un día antes de la misión el dictador cubano pide que borren las insignias rusas a los tanques de combustible externos de los MIG-21, esto para no involucrar a Rusia en caso de que estos lleguen flotando a las costas dominicanos luego de que los lancen desde los aviones.

El día del vuelo

A tempranas horas del 9 de septiembre despegan los MIG-21 desde la base de San Antonio hacia Guantánamo (hacia la base cubana, no la americana, just in case). Allí repostan combustible y siguen hacia Puerto Plata, donde al llegar rompen se dividen en tres y empiezan con el teatro sobre la ciudad.

Ya se podrán imaginar el asombro de los dominicanos con 12 cazas realizando pases a muy baja altura e inclusive rompiendo la barrera del sonido, destrozando los cristales de las edificaciones. Lo que no sabían eran las oscuras intenciones que habían detrás de ese inesperado show aéreo.

No hay que irse muy lejos para saber que un P-51 no tiene chance contra un MIG-21. Y por eso los pilotos dominicanos ni siquiera intentan despegar para interceptar el interesante espectáculo que tenia lugar sobre Puerto Plata.

Los P-51 eran aún los aviones primera línea de la FAD en 1977. Foto: Gen (r) Reading Kunhart, vía Rafael Martí.

Para ese tiempo la FAD no contaba con jets de combate, ya que los viejos De Havilland Vampire habían sido retirados en el 1974. Y para ser realistas tampoco habrían sido de gran ayuda, teniendo en cuenta que el Vampire era un jet rudimentario en comparación con los MIG-21.

Te puede interesar  Latin Starfighter: volando a bordo del legendario F-104

La liberación del barco

El escuadrón de MIG-21 retornó sin inconvenientes a Guantánamo. Ya lo que se esperaba era la respuesta del gobierno dominicano, que tenían hasta las 10AM del 10 de septiembre para liberar el barco. De lo contrario los cazas volverían a RD para atacar con bombas de 500kg diversos objetivos, el primero la base aérea de San Isidro en Santo Domingo.

Finalmente el gobierno de turno encabezado por el Dr. Joaquín Balaguer libera el barco en horas de la mañana. Los pilotos en Guantánamo reciben el mensaje que detuvo la crisis que se avecinaba:

“BARCO DEVUELTO – PUNTO – REGRESAR CON EL CIRCO A CASA A LAS CATORCE CERO HORAS. FIRMADO SENEN CASAS REGUEIROS JEFE ESTADO MAYOR GENERAL.”

Después de la Operación Pico República Dominicana no ha vuelto a enfrentar, gracias a Dios, situaciones de este tipo, otro recuerdo sombrío de la Guerra Fría.

El Dr. Balaguer y Fidel Castro en 1998. Foto vía El Nacional.

Fuentes:

Secretos de Cuba

Operacion Pico, por Ruben Urribarres.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lic. en Comunicación Social, despachador de vuelos y piloto privado. Creador y administrador de Dominicana Vuela. Amante de la lectura, música y café.
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: