Aviación civil dominicana

Un espectáculo aéreo caído en el olvido, el Dominican 500 (1ra parte).

Por Jimmy Lorenzo

El año 1992 es recordado por los dominicanos como el año del V Centenario del Descubrimiento de América. Para esa ocasión se celebraron múltiples actos durante todo el año, como la inauguración del Faro a Colon y el traslado de los restos del célebre navegante del mismo nombre, de la Catedral Primada de América a este nuevo monumento.

También se recuerda el remozamiento de la Ciudad Colonial, la inauguración de la Avenida del Puerto, la visita del Papa Juan Pablo II al país, el inicio del Campeonato de Botes de Velocidad, entre muchísimos otros actos.

En lo que se refiere a la aviación dominicana, se llevo a cabo un evento, que hoy en día parece estar olvidado y que traigo a memoria en este artículo. Me refiero al  ”Dominican 500”, un enorme fly-in realizado desde Estados Unidos hacia Santiago de los Caballeros, y que concluyo con dos espectaculares shows aéreos, uno en el mismo Santiago y otro en Santo Domingo.

Hoy, 25 años después, pocos parecen recordar este evento, uno de los más grandes a nivel aéreo en nuestro país y que no ha tenido una justa repeticion hasta nuestros dias (al menos en el aspecto del fly-in). Veamos su desarrollo y el legado aeronáutico (y turístico) que le dejo a la República.

Preparación

Este evento estuvo dentro de la carpeta de actividades a celebrarse en conmemoración a los 500 años del descubrimiento en 1992, y estuvo preparándose desde hace mucho antes. La idea original presentada en 1989 al presidente de entonces, Joaquín Balaguer, consistía en que 500 pilotos visitarían el país con sus aeronaves a inicios de 1992. El presidente dio el visto bueno para el evento e inmediatamente empezaron los trabajos y coordinaciones para llevarlo a cabo y a tiempo.

Ese mismo año el evento fue anunciado a los participantes en la edición de ese entonces de ”Sun N’ Fun”, la famosa actividad aeronáutica que la Experimental Aircraft Association (EAA) realiza cada año en Lakeland, Florida. También en ese año, y como una manera de sellar el inicio de los preparativos para este evento, 9 aviones llegaron desde Estados Unidos al Aeropuerto Cibao.

La Comisión Oficial para la Celebración del V Centenario trabajo los detalles con tiempo. Dentro de la organización estuvieron participando los Aeroclubes Dominicano y Quisqueya. En 1990 ya el evento contaba con el patrocinio de CODETEL, La Cervecería Nacional Dominicana, el Grupo León Jimenes y Editora Internacional.

En enero de 1990 se recibió a 13 aeronaves procedentes de Estados Unidos y pertenecientes al West Indies Flying Group, un enorme aeroclub que reunía a cientos de propietarios/pilotos de aeronaves en Estados Unidos, y del cual 500 aeronaves serian las que visitarían el país en 1992. Estas 13 aeronaves llegaron al antiguo Aeropuerto de Barahona. Dentro de los visitantes se encontraba Lee Houni, lider de los West Indies Flyers y quien sería el coordinador general del Dominican 500.

D500 2
Vista de algunas de las aeronaves en el antiguo aeropuerto de Barahona. Foto: Listin Diario.
D500 3
El evento puso a Barahona en primera plana en cuanto a aviación internacional. Foto: Listín Diario.

Luego de estar en Barahona, las aeronaves se dirigieron hacia El Portillo, Samaná, donde se hizo el anuncio oficial del logotipo del Dominican 500. Se utilizaron dos logotipos: Uno a nivel internacional y uno a nivel local. El concurso lo gano el diseñador dominicano Fernely Lebron.

El logotipo internacional es el que puede verse en el encabezado de este artículo, mientras que el logotipo local puede verse debajo de estas líneas.

D500 4
Uno de los logos del evento. Foto: Listín Diario.

Con los logotipos listos y la promoción del evento en Estados Unidos y Canadá, este ya empezaba a tomar relevancia.

1992… Un pequeño Oshkosh en el centro del Cibao y del Caribe

De Havilland Canada DHC-8-110 Dash 8 V2-LCW de LIAT (operado por Dominair) JCP
De Havilland Canada DHC-8-110 Dash 8 V2-LCW de LIAT (operado por Dominair) en la rampa del Aeropuerto Cibao, en los dias del evento. Pueden verse las carpas instaladas (principalmente de Presidente). Foto: Juan Carlos Porcella.

Y así nos vamos a febrero de 1992, donde llego el momento del evento.

Días antes de la llegada de los aviones, arribaron al país 5 representantes de la Federal Aviation Administration (FAA) de Estados Unidos. Estos representantes tenían como objetivo asistir a las autoridad y controladores dominicanos para el recibimiento de ese gran numero de aeronaves. Trajeron consigo equipos avanzados de comunicación para mantenerse en contacto con las aeronaves.

El servicio de guardacostas de Estados Unidos (USCG) activo 10 unidades especiales de observación por aire y mar, con los fines de seguir el vuelo de las aeronaves, las cuales saldrían desde Florida hacia Santiago de los Caballeros.

Las primeras llegadas de aeronaves estaban pautadas para el domingo 9 de febrero, a partir de las 10:00 AM, aunque unas pocas aeronaves llegaron el día anterior. La proyección indicaba que ese día llegarían los primeros 124 aviones (aunque se había anunciado la cantidad de 175) al antiguo Aeropuerto Cibao, ubicado en la Av. Bartolomé Colon, en el mismo centro de Santiago de los Caballeros.

Se realizo una ceremonia en la rampa del aeropuerto para el recibimiento de las naves. Previo a esto, otras empresas se habían unido como patrocinadores del evento, como la casa licorera J. Armando Bermúdez & Co., Embotelladora Dominicana (representantes de Pepsi y 7UP en el país), AT&T, entre otros.

Un dato a destacar es que, a diferencia de lo que se había anunciado en 1990, de que serian 500 los aviones que visitarían el país para el evento, solo llegaron 242 aviones. No pude dar con el dato sobre la reducción en el numero de aeronaves anunciadas.

Los primeros 124 aviones llegaban con intervalos de 10 o 15 minutos al Aeropuerto Cibao y eran recibidos por los aplausos de miles de personas presentes en el evento. Imaginemos eso… era como un pequeño Oshkosh en el país. Los restantes 118 aviones llegaron al día siguiente, lunes 10 de febrero.

Dentro de las aeronaves que participaron, algunas habían sido fabricadas en los años 1930, 37, 47, 50, 60, hasta años más recientes para ese entonces, como los 80, 1990, 91.

Desde el primer arribo de las aeronaves, la ciudad de Santiago de los Caballeros comenzó a cobrar un ambiente festivo y el Aeropuerto Cibao se convirtió en escenario donde se veían los rostros risueños de pilotos, copilotos y público en general.

D500 5
Noticia sobre el evento. Foto: Listín Diario.

Las incidencias de las llegadas del domingo 9 fueron transmitidas en vivo para todo el país por el programa El Gordo de la Semana, conducido por el fenecido Freddy Beras-Goico, quien estuvo presente en el Aeropuerto Cibao. En palabras de Freddy:

”No podíamos estar ausentes en un evento de tanta trascendencia y creo que Santiago, una ciudad progresista y emprendedora, bien lo merece. Agradezco a las empresas que patrocinan el espacio por haber contribuido para que pudiéramos transmitir las incidencias de este gran evento”.

D500 6
Don Freddy con parte de las autoridades locales y participantes del evento. Foto: Listín Diario.

Las operaciones de llegada de las aeronaves concluyeron el lunes 10 en horas de la noche. Por condiciones del clima, cuatro aviones llegaron retrasados al espacio aéreo dominicano. Uno de ellos aterrizo en Montecristi mientras que los otros tres se dirigieron hacia el Aeropuerto. Int. Gregorio Luperon, en Puerto Plata, el cual era el aeropuerto alterno para el evento.

Los pilotos y sus acompañantes fueron hospedados en los hoteles Gran Almirante y Santiago Camino Real, así como en el complejo La Mansión de San José de las Matas.

Clint McHenry

De todos los visitantes, quien mas atención acaparo fue el Campeón Mundial Acrobático en esa época, Clint McHenry, quien pilotearía durante las demostraciones acrobáticas un avión que resultaba curioso y novedoso para los dominicanos: El Sukhoi SU-26M.

La participación del ”avión soviético” (como se le llamo en los medios) causo gran expectativa en los asistentes al evento. Su llegada al Aeropuerto Cibao se produjo el domingo 9 de febrero, aproximadamente a las 12:00 PM, entre grandes aplausos del público presente. Esta aeronave llego piloteada por Ronald Cabby, mientras que McHenry arribo al país mediante vuelo comercial al Aeropuerto Int. Las Américas, en ese mismo día.

D500 7
McHenry era el piloto más esperado para el evento. Foto: Listín Diario.

Para ese momento, McHenry contaba con más de 34 mil horas de vuelo en su carrera de 36 años, y ya había actuado ante más de 3 millones de espectadores en Estados Unidos y Canadá. Había sido miembro del Equipo Nacional Acrobático de Estados Unidos en 8 ocasiones, y los medios lo llamaban ”el piloto acrobático mas espectacular del mundo”. El Dominican 500 marcaba la primera vez que se presentaba en América Latina con su Sukhoi SU-26M.

D500 8
El SU-26 era -y aún es- uno de los aviones acrobáticos más capaces del mundo. Fotos: Listín Diario / ABPIC.

McHenry era representante de Sukhoi en Estados Unidos, por lo cual no es de extrañar que viniera en él SU-26, al cual definió como ”El mejor avión del mundo”, como vemos en esta entrevista que concediera a la periodista Nexcy D’Leon, del Listín Diario, en el marco del evento:

D500 9
Entrevista realizada a McHenry y publicada en el Listín Diario. Foto: Listín Diario.

Además, en este corto video realizado en 1995, pueden ver a McHenry realizando acrobacias en el Sukhoi:

 

En la segunda parte de este artículo les contare como se desarrollaron los shows aéreos en Santiago y Santo Domingo, y las gratas impresiones que dejo el evento en nuestro país.

1 COMMENTS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lic. en Comunicación Social, despachador de vuelos y piloto privado. Creador y administrador de Dominicana Vuela. Amante de la lectura, música y café.
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: