Aviación civil dominicana

Conoce la interesante (y compleja) labor de los controladores de tránsito aéreo

Una de las figuras más visibles que vemos cuando nos acercamos a un aeropuerto es la torre de control. Desde esta se dirigen las operaciones aéreas, de la mano de los controladores aéreos, de quienes hablaremos en los siguientes párrafos.

Un controlador de tráfico aéreo (ATC, por sus siglas en inglés) se ocupa de dirigir y organizar el movimiento de aeronaves, desde antes de encender motores hasta que llegan a su destino. Se trata de una labor con alto grado de responsabilidad y capacitación, dado que en sus manos tienen miles de vidas y aparatos valorados, muchas veces, en millones de dólares.

Con tal de conocer más sobre esta interesante y llamativa área hablamos con dos controladores dominicanos, Luis Santillan y Francisco Mena, quienes a continuación nos comparten un poco sobre su labor, además del proceso necesario para ser controlador aéreo.

¿Cómo puedo llegar a ser controlador aéreo?

Con cuatro años como controlador de tránsito aéreo, Francisco Mena nos habla un poco sobre su labor, y las responsabilidades con las que tiene que lidiar: “La carrera de control de tráfico aéreo es algo que si no conocías cuando iniciaste a estudiarla, terminarás amándola, se convierte en una pasión. No es un trabajo fácil, conlleva un nivel complejidad que a medidas que obtienes experiencia se hace mucho más fácil hacer el trabajo.”

Para ser ATC se deben de estudiar dos años en la Academia Superior de Ciencias Aeronáuticas (ASCA), ubicada en Santo Domingo, cerca del aeropuerto Las Américas.  Completados los estudios se sigue un proceso, el cual Mena nos explica a continuación:

“-Esperar que el IDAC abra un concurso para ingresar nuevos controladores. 

-Entrar en el curso de refrescamiento y evaluación Pre-IPPT (Instrucción Práctica en el Puesto de Trabajo).

-Luego según el orden de las notas obtenidas en el Pre-IPPT irán subiendo a las torres de Las Américas o Punta Cana, según disponibilidad de instructores, para tomar el IPPT, que consiste en acumular una cantidad de horas bajo la supervisión de un instructor especificadas en los RAD para obtener el visto bueno (habilitación) de parte del instructor. Mientras trabajaras en el Centro de Control en posiciones auxiliares y en el Centro de Información de Vuelo FIC.

-Si se logra la habilitación se aplica para la licencia de control de tráfico aéreo ante el IDAC que consiste en un examen práctico ante un evaluador en una torre de control y un examen teórico. Pasando ambos oficialmente ATC”.

Instalaciones del ASCA. Foto: IDAC.

Cabe destacar que no ingresan personas anualmente al sistema de control aéreo del país. El promedio de ingreso de los grupos (Promociones) es entre 2 a 3 años y grupos entre 25 a 50 personas (Por lo menos los últimos grupos). Generalmente un grupo de 30 personas les toma de 2 a 3 años al grupo completo lograr su habilitación por un tema de tiempo del mismo proceso IPPT, explica Mena.

¿Y una vez dentro de la torre puedo aplicar a diferentes puestos? Nuestro entrevistado dice sí: “dentro de la torre de control hay distintas posiciones disponibles, que son controlador operativo (torre, entrega autorizaciones, superficie, planificador), instructor IPPT y supervisor; Luego se puede aspirar al siguiente nivel, Controlador Radar/Manual, para lo cual se debe tener como mínimo 3 años con la licencia de torre, aplicar mediante concurso y luego aprobar el curso para lograr entrar al IPPT, muy parecido al proceso de torre”.

Las posiciones en la torre son diversas. Foto via B.Tapia.
No importa la hora, los controladores realizan sus labores. Foto via B.Tapia.

¿Pero qué labor se realizan exactamente en dichas posiciones desde la torre de control? De eso nos hablara Luis Santillan. Al igual que Francisco Mena, Luis labora como ATC desde hace 4 años y también se desempeña como instructor.

“Una Torre de Control es la dependencia de los servicios de Control de Tránsito Aéreo que presta el servicio a los tránsitos que salen, llegan o que se encuentran en las inmediaciones de un aeródromo.

Este servicio puede ser a su vez divido en:

-Servicio de Entrega de Autorizaciones ATC (Clearance Delivery), que se encarga de las autorizaciones de ruta de los tránsitos IFR (Reglas de Vuelo por Instrumentos);

-Servicio de Control de Superficie (Ground Control), que se encarga de controlar los tránsitos desde que abandonan la pista hasta su posición, cuando llegan, y desde su posición hasta la pista para su salida. En otras palabras, controla los tránsitos en las rampas y calles de rodaje;

-Servicio de Control de Torre (Tower Control), que se encarga de prestar el servicio a los tránsitos que aterrizan, despegan o cruzan determinada pista, y a los que se encuentran en las inmediaciones del aeródromo.

En República Dominicana, actualmente sólo dos aeródromos se ven en la necesidad de prestar los estos servicios de manera independiente, debido a la cantidad de tránsito (MDPC) o complejidad del aeródromo (MDJB). Los demás, normalmente prestan los tres servicios de manera conjunta.”

El aeropuerto de Punta Cana es el que maneja mas trafico de aeronaves en el pais. Foto: Luis Santillan.

El Servicio de Control de Transito Aéreo

La torre de control forma parte de un complejo sistema cuya función es dirigir y organizar el flujo del tráfico aéreo en República Dominicana.

“En el Control de Tránsito Aéreo intervienen diversas entidades, las cuales son de importancia para asegurar que se preste de manera efectiva este servicio. Voy a describir directamente las del Servicio de Control de Tránsito Aéreo:

-Centro de Control de Área (ACC): que se encarga de controlar los vuelos en ruta. En el caso se nuestro país este Centro se divide en el sector Norte (frecuencia 124.3) y en el sector Sur (frecuencia 127.8). Estos ACC’s controlan a los vuelos que cruzan la Región de Información de Vuelo(FIR, por sus siglas en inglés ) Santo Domingo y también los vuelos que descienden hacia alguno de los aeropuertos del país o que salen hacia las FIRs adyacentes y que están entre 16,000 pies hasta 60,000 pies.

-Oficina de Control de Aproximación (APP): que se encarga de controlar los vuelos que llegan o que salen de uno o más aeródromos. En el caso de nuestro país, contamos con tres TMA’s:

  • Punta Cana APP (frecuencia 119.75) la cual brinda el servicio de control a los vuelos que llegan y salen del MDPC y están entre 2,000 pies y 15,000 pies.
  • Las Américas APP (frecuencia 119.3) la cual brinda el servicio de control a los vuelos que llegan y que salen de MDSD, MDSI, MDJB y MDLR y están entre 2,000 pies y 15,000 pies.
  • Cibao APP (frecuencia 119.0) la cual brinda el servicio de control a los vuelos que llegan y salen de MDST, MDPP y MDCY.

-Torre de control de Aeródromo: se encargan de controlar los vuelos que llegan, salen o que se encuentran en las inmediaciones del aeródromo.

En este caso contamos con 9 Aeródromos controlados (MDSD, MDJB, MDST, MDLR, MDPC, MDPP, MDCY, MDAB y MDBH). La jurisdicción de las Torres de Control normalmente es desde superficie hasta los 2,000 pies y una redonda de 10 millas náuticas.

Aeropuerto de Barahona, se puede apreciar torre de control a la derecha de la imagen. Foto: Herlin Lluberes.

Normalmente la dependencia de Control de Aproximación pasa las comunicaciones y el control de las aeronaves que llegan (a la torre de control) cuando éstas se encuentran unas 10 millas en final, estos para las aeronaves bajo las reglas de vuelo por Instrumentos (IFR). Las aeronaves que llevan reglas de vuelo visual (VFR) el contacto se efectúa en cualquier cuadrante antes de ingresar a las 10 millas del aeródromo.”

A las operaciones que no se realizan desde aeropuertos (vuelos de helicópteros, hidroplanos, etc.) se les brinda el servicio de información de tránsito y de control cuando sea necesario, añade Santillan.

“Las jornadas de trabajo varían dependiendo la estación. En el caso de Punta Cana, las jornadas son de 5 horas para el turno de la tarde, 6 horas para el turno de la mañana y 12 horas para el turno de la noche,” nos comenta al preguntársele sobre el horario de trabajo en la torre.

Una labor exigente pero satisfactoria

Ambos entrevistados coinciden en que se trata de un trabajo que exige mucha responsabilidad y preparación a quienes lo realizan, pero que es divertida y los llena de satisfacción. “Todo el que quiera dedicarse a controlar aviones debe entender que, aunque es una carrera divertida y apasionante viene con una gran responsabilidad”, dice Mena sobre su labor.

Francisco Mena captado en accion desde su puesto de trabajo. Foto via B.Tapia.
Breydys Tapia, izquierda, y Luis Santillan, derecha, parte de los ATC dominicanos. Foto via B.Tapia.

“Hay que estudiar mucho, hay que sacrificar bastante; debes moldear tu carácter y debes aprender a tolerar estrés constante. Pero luego de, todo habrá valido la pena, eso está asegurado”, finaliza Santillan.

Definitivamente una labor exigente – y satisfactoria-. Foto: Jose Correa, aeropuerto La Isabela.

Foto de portada: Anthony Lopez

Agradecimientos a Breydys Tapia por los aportes para este articulo.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: