Aviacion militar dominicana

Un nuevo “look” para los T-35 Pillan de la FARD

Los T-35 operados por la Escuela de Aviación de la FARD han vuelto a llamar la atención de todos, al cambiar su tradicional esquema blanco y naranja por uno más parecido a los de sus primos mayores, los A-29 Super Tucanos, con las tradicionales fauces de tiburón incluidas.

El cambio de esquema vino como parte de un proyecto conocido como “NEKO”, el cual fue dado a conocer por la institución en junio del 2018.  La aeronave elegida para dar a conocer dicho proyecto fue la unidad FAD 1803,  la cual había sufrido un incidente en 2016 cuando uno de sus trenes de aterrizaje colapsó.

El 1803 después de su desafortunado aterrizaje. Foto: El Aviador.

De acuerdo a la información publicada por la institución en su página web, a esta aeronave “se le aplicaron boletines, la Inspección Reglamentaria por desempeño de 1400 horas y los Rayos X en los soportes y viga principal de las alas”, incluyendo  “la inspección ante posibles efectos de corrosión, aplicación de preservante y de nueva pintura, de acuerdo con estándares internacionales en materia de aviación”. Los trabajos fueron realizados por el  Comando de Mantenimiento Aéreo.

 

Técnicos realizando los trabajos de reparación. Foto: FARD.
Proceso de pintura de la aeronave. Foto: FARD.
El nuevo look del 1803 despues de finalizados los trabajos. Foto: Karim Hernandez.

Como comentamos anteriormente, el nuevo esquema de baja visibilidad es bastante parecido a los Super Tucanos, desapareciendo las tradicionales letras  “EA”, que marcaba a las aeronaves de entrenamiento militar desde hacía unos 30 años. No se sabe si las otras dos unidades operativas también dicho esquema, por lo que sería esperar el paso de los meses venideros para confirmar dicho detalle.

Presentacion oficial de la aeronave en los hangares de la base de San Isidro. Foto: FARD.

Cabe destacar que dicha aeronave ya habría estado operativa a inicios de este año, debido a  que se le vio en el pasado desfile militar en febrero de este año volado junto con dos unidades más de su tipo, aunque portando el esquema anterior.

Los T-35 durante el desfile militar en febrero de este año. Nótese el 1803 a la izquierda del líder. Foto: autor.

¿Volarán más T-35?

La FARD no ha dicho si el proyecto NEKO contempla rescatar alguna otra de las unidades almacenadas en San Isidro, como forma de aumentar la diezmada flota de entrenadores chilenos, ya que de ocho aeronaves adquiridas a finales de la década de 1990, apenas tres quedan  operativas, debidos a accidentes y temas de mantenimiento a lo largo de los años.

Varias Cessnas 172 recibidas recientemente por la institución han sido integradas a las labores de entrenamiento de los nuevos aviadores militares, lo que les quita parte de la carga  a los T-35.

Por ahora no se ha vislumbrado la comprar de sustitutos para estas aeronaves, y dicho proyecto indica, al parecer, que pasaran varios años más antes de ver un posible reemplazo.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: