Aviación civil dominicana Aviacion militar dominicana

Fly inn 70 aniversario: celebrando las siete décadas de la FARD

El 2018 marcó el 70 aniversario de la Fuerza Aérea de la República Dominicana, encargada de cuidar y patrullar los cielos dominicanos desde 1948. Y que mejor forma de celebrar que organizando una fiesta en su propia casa, invitando a todo el pueblo dominicano a formar parte de la misma.

A finales de la década de 1940 se crea la Aviación Militar Dominicana, hoy en día Fuerza Aérea Dominicana, la cual anteriormente se conocía como Cuerpo de Aviación del Ejército Nacional, fundada en el 1936 bajo el gobierno de Rafael L. Trujillo. Por ella han pasado cientos de pilotos y aeronaves como los recordados P-51 Mustangs, C-47 Dakota, T-6 Texan y los ruidosos A-37B, hasta los actuales Super Tucanos y Bell UH-1 Huey, participando en varios conflictos armados

LA FARD tuvo a los poderosos P-51 en su arsenal. Foto: Rafael Martí.

Con tal de conmemorar esas siete décadas la institución decidió realizar un “fly inn” el domingo 11 de febrero del 2018 en la base aérea de San Isidro, evento donde se congregaron decenas de aeronaves civiles tanto locales como extranjeras, complementando así a las aeronaves de la FARD presentes en el mismo.

El evento

Las 10 de la mañana marcaron el inicio oficial de la actividad, habiendo público presente desde horas antes para la misma. Desde el viernes 9 ya habían empezado a llegar  aeronaves desde Puerto Rico, quienes vinieron a cargo del grupo Caribbean Flyers. En cambio los aviones locales empezaron a arribar desde el día previo al evento, algunos llegando el mismo domingo en la mañana.

La base aérea de San Isidro fue el escenario para el evento. Foto: autor.
Desde temprano el público se congregaba en San Isidro para el evento. Foto: autor.

La mayoría de las aeronaves estaban agrupadas en los aeroclubes Quisqueya, de la ciudad de Santiago, y el  Dominicano 74, de Santo Domingo.

Hubo por igual  una representación de aeromodelismo a cargo de la Asociación Dominicana de Aeromodelistas, quienes iniciaron el evento con el vuelo de aviones a control remoto.

Los aviones a control tuvieron su espacio en la ctividad. Foto: autor.

Cabe destacar la organización y coordinación que hubo para la entrada del público, teniendo un autobús de la OMSA para el transporte de las personas desde la entrada de la base hasta el área del evento (todos apretaditos pero seguros 😉 )

Igualmente se contó con un aérea infantil para niños, enfatizando aún más el carácter familiar que la FARD quizo dar al evento – y lo lograrón-.

Las aeronaves

Más de 50 aeronaves estuvieron participando en el evento, entre militares, comerciales y privadas (estas últimas la mayoría), agrupadas en la rampa de la base aérea de Santo Domingo.

Los Cirrus tuvieron buena presencia en el fly inn, con varias aeronaves en la exhibición estática. Foto: autor.
Parte de las aeronaves que se dieron cita en el fly inn. Foto. autor.

Las aeronaves comerciales, aunque pocas, tuvieron su nicho en el evento; las aerolíneas locales Servicios Aereos Profesionales y Helidosa estuvieron presentes en el evento, con un Cessna Caravan y un Eurocopter EC135, respectivamente.

Desde Puerto Rico por igual se presento un Norman Islander de la línea Air Flamenco. Estos se complementaron con las aeronaves de las escuelas locales ZOHERGA y ENALAS, presentes con un Tecnam P-91 y un Alaus CH2T.

 

Helidosa dijo presente con su división Aeroambulancia, llevando un Eurocopter EC135 de evacuación médica. Foto: autor.
El Islander N821RR de Air Flamenco representó a la parte comercial de los boricuas. Foto: autor.
La C208 HI870 de SAP se dejó ver al público, luego de un tiempo en el anonimato. Foto: autor.

La FARD tuvo en exhibición estática varias aeronaves en rampa para el público, incluyendo un CASA C-212 y un Bell UH-1H en las cuales los visitantes podían subir a bordo y apreciarlas (¡luego de hacer una larrrrrga fila!). Su contraparte de la Caballería Aérea del Ejercito Dominicano tuvo tres aeronaves en exposición, un Bell OH-58 y Robinsons R-22/44.

En los recién creados “shelters” de acción rápida, ubicados en la rampa de la base, se pudo ver al A-29B FAD 2904 con una exhibición  de armamento aire-tierra (coheteras y bombas), junto con el T-35 FAD 1806. La parte más llamativa de la exhibición para muchos, incluyendo quien escribe.

Tanto un T-35 como un A-29 estuvieron siendo exhibidos en la rampa. Foto: autor.
El C-212 FAD 3502 fue uno de los favoritos del público, tanto para ver su interior como para resguardarse del sol bajo sus alas. Foto: autor.
La caballería del ERD no se quedó atrás. Foto: autor.

Un detalle que llamó la atención fue la inclusión en el evento de un Gulfstream GII y un Dassault Falcon 50, ambas incautadas por la FARD por tráfico de drogas (el Falcon es bien recordado por el caso “Air Cocaine”, que tuvo lugar en Punta Cana hace pocos años).

El GII, junto con el Falcon visto al fondo, fueron de las aeronaves mas visitadas por el público en el evento. Foto: autor.

Ambas naves estuvieron por igual abiertas al público, donde decenas de personas hacían fila bajo un sol ardiente o bajo la lluvia para poder entrar en estas aeronaves.

Los de cuatro ruedas no se quedaron atrás

Un detalle muy especial fue una exhibición de carros deportivos clásicos y modernos, donde se pudo apreciar desde Ford Mustangs de la década de 1960 hasta sus versiones más modernas, junto con Chevrolets Camaros, entre otros.

Un agresivo line up de mustangs y camaros de todas las épocas se presentaron en el evento. Foto: Jimmy Lorenzo.

También en los hangares

Otra de las  atracciones del evento fue la exhibición llevada a cabo en el interior del hangar H-1, donde varias instituciones y empresas, entre ellas el Instituto Dominicana de Aviación Civil (IDAC) y la Academia Superior de Ciencias Aeronáuticas (ASCA) tenían pabellones con informaciones diversas para el público, aunque el principal atractivo era el simulador de vuelo que el ASCA tenía disponible para el público.

Pabellones del IDAC y el ASCA en el hangar 1. Foto: autor.

En el mismo hangar la FARD tuvo varias de sus aeronaves en exhibición, incluyendo el recién llegado FARD 3031, un UH-1H actualizado al estándar Plus en los Estados Unidos.

Un “bambi bucket” -vacío, gracias a Dios- llamaba la atención de los presentes en el H1. Foto: autor.
Super Tucano exponiendo sus herramientas a utilizar en caso de que los malos no entiendan por buenos métodos 😉 Foto: autor,
El Huey FAD 3033 también se exhibió portando coheteras y ametralladoras. Foto: autor.

Exhibiciones en vuelo

Como mencionamos más arriba, los aviones a control remoto iniciaron la actividad pasadas la 10AM, realizando acrobacias durante varios minutos.  Ya para esas horas era notoria la cantidad de público presente en la base aérea.

Aproximadamente a las 11:15 de la mañana despega una cuadrilla de Super Tucanos, seguidos de un C-212 de transporte militar con paracaidistas a bordo. Y como se estila en toda presentación de la FARD, se realizó el tradicional pase de la bandera dominicana antes del inicio de los pases y saltos, esta vez llevada por el UH-1H Huey FARD 3034.

El pase con la bandera no se podía quedar atrás. Foto: autor.
Los A-29 nuevamente llevaron el trabajo de los vuelos a alta velocidad y acrobacias. Foto: autor.

Por espacio de 30 minutos los A-29 realizaron varios pases en formación y solitario a baja altura, estos últimos acompañados de su tradicional “barril”, llevando la adrenalina de los presentes al máximo.

Por su parte, paracaidistas del Escuadrón de Salto “Tigres Dorados” del Comando de Fuerzas Especiales fueron los encargados de los saltos desde el C-212, con más de 20 paracaidistas en escena. Cabe destacar que el CASA realizó dos pases bajos para el público, antes de aterrizar en la base.

El FAD 3501 fue el encargado de llevar a los paracaidistas a su punto de lanzamiento. Foto: autor.
Y como siempre, los ST volvieron a hacer de las suyas. Foto: autor.
¡Ahí vienen! Foto: autor.

Un elemento que  llamó la atención fue la presencia del helicóptero presidencial Airbus EC155 FAD 3071, el cual no formo parte del show; sin embargo realizó un vuelo dicho dia acompañado de un Huey, lo que definitivamente fue un “plus” para el show.

Lluvia y comida, los inconvenientes del día

Después de los saltos y acrobacias el evento se desarrollo de manera normal y tranquila, contando con la narración del conocido  y veterano locutor Osvaldo Cepeda y Cepeda. La lluvia fue otro de los visitantes en el evento, la cual estuvo cayendo de manera intermitente toda la tarde, provocando varios corre-corre hacia los hangares y carpas.

Un punto negativo fue el alto precio de la comida en la actividad, costando el doble y triple de lo normal, lo que unido a la calidad de la misma generó quejas entre muchos presentes. (Moraleja: lleve su comidita o llénese como un globo antes de ir).

Piper Arrow en exhibición. Foto: autor.
La tarde avanzó de manera tranquila y sin incidentes que lamentar. Foto. autor.
Hubo quienes aprovecharon la configuración de ala alta, como la de esta C206, para cubrirse del mal tiempo y el sol. Foto. autor.
La nubes negras provocaron varios corre-corre en el evento. Foto: autor.
Ir a los hangares eran la mejor idea para protegerse del sol y la lluvia. Foto: autor.

Pasada las dos de la tarde, se reactivan las exhibiciones en vuelo, desafiando el temporal de lluvia que se aproximaba desde el este. El Lockwood Air Cam, junto con el planeador Stemme S12 y el Lancair IV surcaron los cielos, este ultimo realizando un pase bajo a alta velocidad, el cual desafortunadamente no pudo ser bien apreciado por parte del público debido a la lluvia que se desató en esos instantes.

El HI700EX realizó dos pases a baja altura durante su participación. Foto: autor.
Sigiloso y silencioso, el S12 tuvo su parte del pastel en el show. Foto. autor.
Con todo y el mal tiempo, el Aircam realizó su vuelo en el evento. Foto. autor.

Ya para las tres de la tarde las aeronaves civiles en exhibición se organizaban en la rampa de la base para realizar su salida luego de concluir los actos.

Posicionándose para su retorno luego del evento: Foto: autor.

La única aeronave militar extranjera que participó en el evento fue un MH-65 Dolphin de la Guardia Costera de EEUU basado en Borinquen, Puerto Rico. Esta unidad, que ya ha venido a varios eventos en el país, inició su participación a las 3:40 de la tarde, siendo esta un simulacro de  búsqueda y rescate, llevándose el aplauso de los presentes.

Los de la Guardia Costera llamaron la atención de todos, tanto a su llegada como en su demostración. Foto: autor.

Cerrando con broche de oro

El acto final del evento fue realizado por el escuadrón de rescate de la FARD, el cual realizo un simulacro de extracción, donde participaron rescatistas y soldados de la institución, a bordo de dos helicópteros Huey, la cual puede considerarse como la que mayor atención en el público concitó.

Un tercer helicóptero llevo a cabo una demostración con un “bambi bucket”, para extinción de incendios y al finalizar los tres helicópteros realizaron dos pasajes a baja altura, con lo que se clausuraba oficialmente el evento, a las 4:15 PM.

Como dicen popularmente, el escuadrón de rescate “se la comió” con su participación. Foto: autor.
Momento en el cual se realizaba la extracción en el simulacro. Foto: autor.
¡Misión cumplida! Foto: autor.
Al parecer alguien quería un chapuzón en San Isidro, y no con la lluvia 😉 Foto: autor.

Minutos antes de las 4:30PM inician a despegar las aeronaves civiles que participaron en el evento hacia sus respectivos aeropuertos, llenando el cielo de Santo Domingo de aeronaves, bajo la lluvia intermitente que acompaño a los presentes toda la tarde. Una vista única, fruto de un evento único en el país.

Y colorín colorado, esto ha terminado. Foto: autor.

 


Visita nuestro álbum de fotos sobre el evento en Facebook.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: